Noticias

Papá, yo de cocodrilo!!

cocodrilo carnaval
  • “¿Tenéis de cocodrilo en talla 5?”
  • “No pero mañana lo tienes aquí”

Así de rápido (y económico) resulta hoy en día averiguar un disfraz de lagarto, spiderman, o cualquier cosa, “patrullos caninos” incluidos. De todas formas reconozcamos que no es lo auténtico. De pequeños, cuando llegaba el carnaval, empezaba la aventura, odisea, o como se denominase según el caso.

Mis padres, cuando abren el álbum de turno, vuelven a llorar de la risa con las fotos. Caracterizaciones tan variopintas como las de médico, payaso retirado, árbitro agredido, abogado apaleado, Hugo Sánchez, Pedro Almodóvar… Atuendos elegidos por nuestros padres no se sabe bien si por amor o inexplicablemente llevados por un placer maléfico :))). Yo tampoco puedo evitar la carcajada al verme o al observar a mis hermanos enfundados en esos trajes, trabajados a base de darle vueltas al coco y de rebuscar en baúles y armarios con el fin de sacar algo original y divertido.

 La fiesta del cole

Aparcando el tema sentimental de nuestra infancia, este año tocaba a los padres involucrarnos en la fiesta del colegio.

carnaval fiesta

Colegio Alfredo Gil, viernes tarde. Clemente lucía su flamante disfraz de cocodrilo, al pequeño le tocaba repetir, por supuesto, de caballero que ya usó el hermano mayor años atrás. Es lo bueno de estos disfraces, que podemos aprovecharlos una y otra vez, incluso intercambiarlos con primos o amigos dependiendo de la ocasión. De la lavadora salen nuevos!!!

Empezaba la tarde con la actuación del Show Ilusión, magia y música que los mantuvo embelesados. Mientras, los padres, que habíamos llegado conjuntados y con muchas ganas, preparábamos la merienda. Hicimos chocolate para unos ricos churros que habíamos encargado previamente. Los churros volaron!! Un poco de energía para terminar la actuación.

chocolate con churros

Volveremos el año próximo, no sabemos vestidos de qué o si nos dejaremos llevar por la maldad para vestir a los nuestros. Lo seguro es que por nuestras cabezas volverán los recuerdos de carnaval, ese que ahora viven y disfrutan nuestros hijos.